De Martino llega al mercado peruano

Un mercado con un bajo consumo per cápita de vino, alto potencial de crecimiento y una de las gastronomías más reconocidas del mundo, son algunos de los factores clave en la decisión de expansión tomada por la viña de origen familiar, que dio comienzo oficial a su incursión en Perú con una gala en la embajada chilena en ese país.

Viña De Martino comenzó la exportación de sus vinos hacia Perú con un objetivo que trasciende la expansión del negocio: complementar y potenciar la degustación de la cocina peruana. Para lograrlo, la marca se está posicionando en los principales restaurantes, hoteles y tiendas especializadas de Lima con una oferta variada en el ámbito premium, impulsando sus líneas 347 Vineyards, Legado Gran Reserva y Single Vineyard.

De la mano de su socio en Perú, la Distribuidora Vinum, De Martino busca fomentar el consumo de vino en un país que presenta niveles de producción muy bajos. Al respecto, el Gerente Comercial de la viña, Marco De Martino señaló que “Actualmente el consumo (de vino) per cápita es de 1,2 litros por año, muy por debajo de las estadísticas chilenas. Nuestra expectativa es incrementar la cifra consistentemente. Más que vino, estamos exportando cultura de consumo de vino”.

La marca De Martino hizo oficial la introducción de sus vinos en la capital peruana a través de una gala patrocinada por la Embajada de Chile. La velada contó con la presencia de doscientas personas, autoridades locales y los representantes más importantes de la industria hotelera y culinaria, quienes pudieron disfrutar del maridaje de sus vinos con platos típicos de la gastronomía peruana y chilena.

Este emprendimiento se enmarca dentro del plan de diversificación de mercados latinoamericanos, nicho que en el último tiempo ha mostrado una creciente demanda por los vinos de mejor calidad. El arribo a Perú significa el destino de exportación número trece en el continente. Por ahora, la mayor presencia de la marca sigue estando en Europa, con dieciocho países. Sin embargo se proyecta un aumento en la relevancia de Latinoamérica dentro de los próximos años.