Tintos del Valle de Curicó

 

Con el objetivo de promover la diversidad del Valle de Curicó, Ruta del Vino Valles de Curicó, organizó una degustación de vinos denominada “Tintos del Valle de Curicó”, en Viña Valdivieso de Lontué. La jornada que tuvo como objetivo intercambiar conocimientos, presentar las novedades tintas y tomar el pulso de los vinos iconos, permitió degustar una amplia muestra de los mejores tintos del Valle de Curicó, y sub valles; Lontué, Molina y Sagrada Familia.

Este año, el tradicional evento, estuvo representando por 11 vinos tintos del Valle de Curicó; San Pedro, 35 Sur Syrah 2010; Aresti, Limited Release Carmenere 2010; Viñedos Puertas, El Milagro Syrah Reserva 2008; Miguel Torres, Cordillera Carmenere 2008; Millaman, Malbec 2011; Echeverría, Cabernet Franc 2010; Viñedos Puertas, Murmullo Syrah 2009; Valdivieso, Single Vineyard Malbec 2008; Valdivieso, Single Vineyard Cabernet Franc 2008; Miguel Torres, Conde de Superunda 2005 y San Pedro, Cabo de Hornos Cabernet Sauvignon 2001.

Las palabras de elogio para los tintos fueron: La alta calidad, vinos jóvenes llenos de frescura e innovación tintos vibrantes y con marcada fruta, además se comprobó la fuerza de los vinos existentes y probar su evolución, en definitiva ya comienzan a diferenciarse los vinos curicanos, de sus valles vecinos. “El Valle de Curicó es un fiel exponente de toda la diversidad, calidad y expresión de los destacados tintos chilenos”, concluyó Eugenio Eben O., Presidente de Ruta del Vino Valles de Curicó.

Para finalizar la exitosa degustación se realizó un Asado Campestre en el Quincho La Primavera de Viña Valdivieso, inmerso en los viñedos de Sagrada de Familia, almuerzo desarrollado por la destacada Banquetera Limoneta, gastronomía que rescata la cocina viva chilena en todo su esplendor, además se complementó con una exquisita degustación de tres reconocidas cervezas artesanales curicanas: Berner, Monte Oscuro y 1758, quienes junto a la gastronomía y vinos lograron una perfecta armonía, dando como resultado un Valle de Curicó integral, poseedores de una tierra privilegiada.

Cabe señalar que El Valle de Curicó, es una de las principales zonas vitivinícolas de Chile y si bien no se caracteriza por ningún cepaje en particular, se ha distinguido por sus condiciones climáticas únicas, donde se conjugan las condiciones de temperatura, humedad y luminosidad, que facilitan un desarrollo privilegiado de sus vinos.